Alejarte de lo que te hace daño

En la vida, existen tantos matices, ámbitos y realidades que te afectan de una forma directa o indirecta, que a veces, no es fácil encontrar el equilibrio de vivir en conexión con el pensamiento positivo. Puede que algo te robe la paz interior de algún modo. Cuando eso sucede, te resulta imposible vivir el presente porque la mente se centra en una angustia futura, en un peligro que está por llegar. En este artículo vamos a darte algunos consejos para que sepas cómo alejarte de lo que te hace daño. Analiza el foco del problema y ponle una solución desde ya mismo, solo así conseguirás recuperar la estabilidad y bienestar emocional.

Analiza quién te hace daño

Si quieres alejarte de lo que te hace daño es importante que, antes de nada, analicemos el origen de este dolor. Aquí te descubrimos algunos de los principales focos que pueden causarte esta situación:

1. Alejarte de una persona que te hace daño

Cuando se trata de una relación destructiva ya sea de amor o de amistad, entonces, el paso necesario es el de romper los lazos con esa persona. Existe gente que por miedo de estar sola prefiere compañía alrededor aunque dicha compañía no sea muy positiva. Cambia este modo de pensar porque debes aprender a quererte y ser tu mejor amigo.

2. ¿Eres tú quien se hace daño?

En otras ocasiones, puede que haya algo en ti que sea lo que te hace sufrir. Por ejemplo, puede que seas muy crítico contigo mismo, que tengas una baja autoestima, que des muchas vueltas a la cabeza… En ese caso, debes modificar el trato que te das a ti mismo para aprender a respetarte desde hoy mismo porque eres una persona valiosa que merece la pena.

4.  Te hacen daño en el trabajo

Dentro del entorno laboral también pueden producirse muchas situaciones que te hacen daño. Cuando se trata de un malestar constante en forma de estrés o ansiedad debes valorar la posibilidad de cambiar tu actitud. No te tomes las cosas tan en serio y aprende a relativizar los conflictos con sentido del humor. Busca apoyos emocionales en otros amigos o compañeros de trabajo. Pide ayuda cuando sea necesario.

5.  El dolor en la familia

En la vida también hay situaciones que duelen de forma lógica y de las que es imposible distanciarte porque tampoco quieres hacerlo. Así sucede, por ejemplo, cuando sufres por la enfermedad de un ser querido. En ese caso, lo único que se puede hacer es sobrellevar el dolor del mejor modo posible.

Cómo alejarte de alguien que te hace daño

Para poder alejarte de lo que te hace daño es importante que, primero, analices el foco de tu problema. Si hay alguien en tu entorno que te está hiriendo, entonces lo que tienes que hacer es alejarte desde ya mismo de esta persona. Existen personas tóxicas o, también, relaciones tóxicas que se deben reconducir cuanto antes o, sino, terminar. Este tipo de relación tan solo provocará destrucción, sufrimiento y falta de respeto.

A continuación, vamos a brindarte una serie de consejos que podrán ayudarte a alejarte de alguien que te hace daño y volver a tener tú las riendas de tu vida:

  • Aléjate físicamente: es uno de los primeros pasos que tienes que hacer. No quedes con esa persona, intenta evitar los sitios a los que va y elimínala de tu vida de forma progresiva. Es importante que empieces a “desacostumbrarte” a su presencia en su vida para que, así, puedas alejarte más fácilmente de ella.
  • Elimina cualquier contacto: también te recomendamos que rompas el contacto virtual que puedas tener con esa persona. Tanto en las redes sociales como en tu móvil, es importante que, al menos al principio, evites estar en contacto directo con esa persona.
  • Pasa el “duelo”: muchas veces intentamos superar los baches de la vida de una forma superficial, poniendo una venda y fingiendo que no pasa nada. Pero sí que pasa. Y tienes que asumirlo, plantarle cara y superarlo. Es normal que pases un momento de bache y que estés triste o con baja energía, no te reprimas este sentimiento pero tampoco te estanques en él.
  • Pasa página: para poder alejarte de lo que te hace daño es importante que aprendas a pasar página. Es decir, es normal que en las primeras semanas estés más pendiente de esa persona pero, con el tiempo, tienes que empezar a controlar tus pensamientos y desviarlo de tu mente. Piensa en ti y en tu vida, en tu futuro y en lo que quieres. Centra toda tu energía en ti y ya verás cómo, poco a poco, la intensidad de esa persona se va apagando en tu vida.
  • Rodéate de gente que te quiera: y, por último, vale la pena recordar que no somos invencibles y que contar con gente que te quiera y te aconseje es lo mejor que puedes hacer. Por tanto, habla y desahógate con tus amigos, pídeles consejo y, también, aprende a desconectar, reírte y divertirte. Ellos estarán ahí para lo bueno y para lo malo así que cuenta con ellos.

Este artículo es meramente informativo, en Pie Derecho, no tenemos facultad para hacer un diagnóstico ni recomendar un tratamiento. Te invitamos a acudir a un psicólogo para que trate tu caso en particular.